Esquire en Facebook
Esquire en Instagram
Esquire en Google Plus
Esquire en LinkedIn
Newsletter
20 Minutos

Rusia contra ‘La Bella y la Bestia’

DANIEL AVENIDA | 7/3/2017
La Bella y la Bestia iba a llegar a Rusia el 16 de marzo. Y sí, decimos iba porque ahora no está tan claro que se vaya a estrenar. ¿El motivo? Vitaly Milonov, del partido Rusia Unida, y la famosa ley contra la propaganda homosexual. Pero, ¿qué tiene que ver esta ley con la nueva película de Disney?

Bill Cordon, director de la película, declaraba hace unos días para la revista Attitude que el personaje de LeFou "está confundido sobre sus gustos, y descubre durante la historia cómo funcionan sus sentimientos". Para ser más claros, la situación es la siguiente: un baile, cambios constantes de pareja, LeFou termina frente a un hombre y, después de mirarse -un tanto incómodos-, se corta la escena. Fin. Nada más. Bueno, nada más si no eres Vitaly Milonov, a quien faltó tiempo después de las declaraciones de Cordon para pedir al Ministerio de Cultura que prohibiese la proyección de la película.

Aprobada en 2013 por unanimidad, la ley contra la propaganda homosexual busca, según el texto legal, "proteger a los menores de las relaciones sexuales no tradicionales". Esto permite sancionar a cualquiera que "presente la idea tergiversada de que las relaciones sexuales no tradicionales tienen el mismo valor social que las relaciones sexuales tradicionales" o "despierte el interés por esas relaciones al imponer información sobre las mismas" (una vez más en palabras del mencionado texto legal). Por este motivo, y apoyando la argumentación en esta polémica ley, Vitaly Milonov ha denunciado la película de Bill Cordon ante el Ministerio de Cultura, algo de lo que se hicieron eco todos los diarios pero que parece no sorprender a nadie, probablemente debido a la trayectoria homófoba que el país lleva años demostrando.

Aunque no sólo Rusia parece ver el peligro en la escena del baile. El propietario de Henagar Drive-In Theatre, un autocine localizado en Alabama, EE.UU, anunciaba hace unos días (en su página de Facebook) que la cinta no se iba a proyectar en su establecimiento "debido al contenido homosexual de la misma", pues "no quieren comprometer las enseñanzas de la Biblia y prefieren mostrar películas orientadas a la familia, sin preocuparse por el sexo, los desnudos o la homosexualidad".

Moral, familia y perversión de los valores tradicionales. Sorprende que en pleno siglo XXI se sigan utilizando estos argumentos para justificar la represión. Aunque la vistan de ley y la aplaudan con violencia.
10 hábitos que te envejecen prematuramente
‘Breadcrumbing’, otro extraño término para romper con tu pareja
¿Qué es la meditación orgásmica?
¿Te gusta Breaking Bad? Pues prepárate: los zapatos de Walter White pueden ser tuyos