Esquire en Facebook
Esquire en Instagram
Esquire en Google Plus
Esquire en LinkedIn
Newsletter
20 Minutos

Diez escenas para entrar en calor

PABLO ORTEGA | 8/8/2016
Igual que sucede con algunas de amor, suspense o acción, hay secuencias 'subiditas' de tono que también pasarán a la historia del séptimo arte. Éstas son nuestras favoritas.

1. Jamón, Jamón, de Bigas Luna (1992)
Empezamos barriendo para casa. Como una premonición de lo que pasaría en la vida real, en este filme Bardem y Pe ya protagonizaban apasionados encuentros. En uno de ellos tenía lugar el inolvidable diálogo en el que él le dice a ella que sus pechos saben "a jamón y tortilla de patatas". ¿Se puede ser más cañí?


2. Anticristo, de Lars Von Trier (2009)
Esta crudísima cinta comienza, sin embargo, con una de las escenas de sexo más poéticas que recordamos: en blanco y negro, a cámara lenta y con música clásica de fondo, Willem Dafoe y Charlotte Gainsbourg hacen el amor –penetración explícita incluida– al tiempo que la tragedia se cierne sobre su pequeño hijo. Una fascinante analogía entre la vida y la muerte, el placer y el dolor, que demuestra que Lars von Trier –cuando quiere– es capaz de rodar secuencias así de hermosas.


3. Mulholland Drive, de David Lynch (2001)
La impecable estética de la mayoría de escenas de la obra maestra de David Lynch nos deja totalmente hipnotizados, pero más que ninguna otra lo consigue la de los besos y las caricias de Naomi Watts y Laura Harring. Pura sensualidad lésbica.


4. ¿Quién engañó a Roger Rabbit?, de Robert Zemeckis (1988)
No podían faltar las curvas más famosas del cine de animación, las de Jessica Rabbit sobre el escenario interpretando el clasicazo Why don’t you do right? con un swing tan sexy que ya lo querrían para sí muchas actrices de carne y hueso. ¡Ay, quién fuera dibujo animado!


5. Una historia de violencia, de David Cronenberg (2005)
Si esta gran película es difícil de olvidar, más aún lo es la impactante secuencia en la que la agresiva discusión entre Viggo Mortensen y Maria Bello acaba en un coito salvaje en plenas escaleras. Ya sabéis aquello de que del amor al odio hay un paso (y viceversa).


6. Hot Shots!, de Jim Abrahams (1991)
Algunas secuencias de sexo provocan erecciones; otras, carcajadas. Como la de Charlie Sheen y Valeria Golino en esta disparatada comedia. Ella está tan caliente que él aprovecha la ocasión para usarla –literalmente– como una parrilla, y la cosa acaba en una bacanal gastronómica que ni en la cena de Nochebuena.


7. Death Proof, de Quentin Tarantino (2007)
"El bosque es demasiado oscuro y profundo, tengo promesas que cumplir y mucho que viajar antes de poder dormir. ¿Me has oído, Mariposa? Mucho que viajar antes de poder dormir". Con este poema Stuntman Mike consigue que Vanessa Ferlito le haga el baile más caliente de todos los bailes. Nosotros nos lo hemos aprendido por si acaso...


8. Lucía y el sexo, de Julio Medem (2001)
Desde luego en este filme hay donde elegir. Pero ninguna de sus escenas tiene tanta tensión sexual (no resuelta) como cuando Daniel Freire cubre con barro el cuerpo desnudo de Paz Vega y... nada más. Otra vez será, amigo.


9. Soñadores, de Bernardo Bertolucci (2003)
Aunque quizá la escena más mítica del cineasta italiano sea la celebérrima de la mantequilla de El último tango en París, nos quedamos con la particular revolución sexual que llevan a cabo Michael Pitt, Eva Green y Louis Garrel en pleno Mayo del 68 parisino.


10. El cuerpo del delito, de Uli Edel (1993) Acabamos con una secuencia que no nos excita precisamente, si no más bien todo lo contrario pero que –por mala– será recordada: Madonna, en la versión más hortera de sí misma, vierte sobre el pobre Willem Dafoe cera derretida. ¿De verdad era necesario?


Foto de portada: Anticristo, de Lars Von Trier (2009)
La música, el camino para ser mejor amante
Las nuevas Nike Air Zoom Vomero 12, unas zapatillas para casi volar
Clase maestra sobre cómo llevar el largo del pantalón
El futuro de Japón pasa por la androginia