Esquire
El té, aquel producto que traían de contrabando
1 de 8
Ahora uno calienta un poco de agua, le echa su té y se planta con los pies encima de la mesa para disfrutar de esa taza. Pero no siempre fue tan sencillo. ¿Lo sabías?