Esquire en Facebook
Esquire en Instagram
Esquire en Google Plus
Esquire en LinkedIn
Newsletter
20 Minutos
Acerca de...
147 o más viajes y casi 90.525 fotos después nos dimos cuenta de que las mejores experiencias no cabían en nuestros artículos y apps. Pero aquí sí. Somos José María de Pablo y Mikel Marqués, viajamos juntos y hacemos www.smarkmagazine.es
Smark
 

Planes alternativos en Costa Rica

José María de Pablo | 7/10/2016
Conocido como el país de la biodiversidad, en Costa Rica no todo son volcanes, cascadas, playas o selvas habitadas por cientos de especies animales a las que la naturaleza ha vestido de llamativos colores. Empeñados en salir de los tópicos, damos un vuelta de tuerca al país para descubrir nuevas razones para pasarte a conocer el país de los ticos.

San José, la capital del país, no suele ser centro de atención de los amantes de la naturaleza, sin embargo pasar un día disfrutando de la capital del primer país del mundo que decidió libremente no disponer de ejército tiene su interés.

El Museo del Jade está dedicado a las civilizaciones recolombinas que aunque no dejaron grandes estructuras arquitectónicas, sí han aportado muchos de los elementos que hoy forman parte de la cultura costarricense. Entre otras piezas, en sus salas se exhiben algunas de las 235 esferas de piedra tallada encontradas por todo el territorio. Su significado sigue siendo un misterio, aunque sí se sabe que fueron realizadas 400 años antes de Cristo.

Muchos menos años tiene el Mercado Central, un museo gastronómico en el que las exuberantes piezas expuestas no sólo se pueden tocar sino que incluso se pueden comprar.

Y de la ciudad, nos vamos a la naturaleza más demandada. En la Costa del Caribe, una franja de tierra prácticamente virgen, se encuentra Tortuguero, el Parque Nacional estrella, célebre por su red de canales navegables rodeados de bosque húmedo y lugar de desove de diversas especies de tortugas marinas.

Para ver el paraíso desde otro punto de vista, puedes contratar un tour por el sendero Gavilán, única puerta de acceso a los misterios del bosque húmedo. Mucha gente acude hasta la aldea de San Francisco para subir a la colina Tortuguero, el punto más alto de toda la costa caribeña costarricense (119 metros). Desde lo "alto" los canales parecen otro mundo bien diferente.

En las junglas del interior del país, como las que rodean la magnética silueta del volcán Arenal, el más famoso del país por su persistencia en mantenerse activo desde 1968, es posible sentir la energía que desprenden las ceibas centenarias, gigantes que se sostienen con raíces poco profundas pero que pueden extenderse hasta 300 metros a ras de tierra.

Si hay suerte y el guía tiene los cinco sentidos afilados se ven monos, tucanes y ranitas de color verde casi fosforito, un ejército de vida salvaje que ha encontrado en estos parajes su hábitat ideal.

La siguiente imagen nos lleva a el lado más relajante del viaje, hasta la región de Puntarenas, que acoge las mejores playas del país, en la costa pacífica.

Aunque las playas situadas junto al Parque Nacional Manuel Antonio son las solicitadas, para evitar las aglomeraciones hay que continuar camino siguiendo la cada vez más accidentada costa hasta llegar a Dominical.

En este pueblo de surferos hay buenos hoteles desde los que ver el atardecer, descansar, disfrutar de las calas y de una atmósfera relajada de esos lugares únicos, "el fin del mundo", en los que montaríamos el chiringuito con el que fantaseamos antes de terminar todo viaje.

Este viaje visual por Costa Rica, termina en el santuario de ballenas del Tómbolo de Uvita, un istmo que une una isla y el continente que durante la marea baja adquiere la forma de la cola de una ballena.

Las aguas cálidas del Pacífico son idóneas para las ballenas jorobadas, que acuden aquí cada año desde los polos norte y sur a aparearse y parir. Las del Ártico aparecen por el Parque Nacional Marino Ballena, como oficialmente se llama, de diciembre a abril y las del Antártico entre julio y octubre.

En la web de Turismo de Costa Rica puedes encontrar mil y una ideas más para disfrutar de un recorrido alternativo por el país.