Esquire en Facebook
Esquire en Instagram
Esquire en Google Plus
Esquire en LinkedIn
Newsletter
20 Minutos

El impulso eólico del ferrocarril holandés

DANIEL AVENIDA | 5/2/2017
Cuando el mundo despierte, le dirá a las empresas eléctricas y a las compañías petrolíferas: "estamos hartos; ya está bien". Y ellas subirán los precios, cambiarán las tarifas y manipularán el mercado para no perder ni un solo céntimo. Puede incluso que mientan, que miren para otro lado cuando la gente no pueda pagar las facturas porque esto les obliga a elegir entre la penumbra y el hambre, e incluso harán pactos secretos con los gobiernos a los que controlan en base a la amistad y a la inversión en campaña.

Se dirá entonces que no hay alternativa, y será la población quien les dé en la cara con ella. Porque los términos renovable y limpio hace mucho que se pasean de la mano con eso de la energía. Coches eléctricos, paneles solares y otros tantos inventos que nos harán a todos saltar del sofá y gritar "Pero, ¡cómo no lo hicimos antes!". Y entre esos ingenios estará, aunque ahora nos parezca imposible, el tren eólico.

La historia de este tren comenzará con ENECO, el proveedor de energía que se unirá con el operador ferroviario NS y cuyo principal objetivo será que todos los trenes de los Países Bajos funcionen con energía eólica. Algunos les llamarán locos, pero ellos seguirán con su proyecto hasta que un día hagan público que no solo era posible, sino que lo han terminado un año antes de lo esperado. El resto dirá, incluidos los que se rieron de ellos, que siempre confiaron en aquella idea y que el futuro ya está aquí.

Miles de aerogeneradores crecerán en los campos holandeses, y las emisiones se reducirán un 35% en menos de tres años. Los 5.500 viajes diarios se convertirán en todo un ejemplo del cambio que el mundo esperaba. Y todos, desde cualquier rincón, contemplaremos la novedad y quitaremos la mirada de asco que se nos quedó de tanto ver cómo se reían de nosotros los antiguos reyes del Imperio Energético.

La verdad que somos un desastre como videntes, porque todo eso ya está pasando. Incluso podéis leerlo en The Guardian. El caso es que quedaba mejor en futuro, y decidimos jugar con la imaginación y los verbos.

Disculpen el lío.
Descubre con Alejandro Rivers el nuevo Microsoft Surface Pro
Tequila vuelve a saltar por España
Los artistas ingleses se unen contra el fuego
7 señales por las que deberías cambiar de empleo