Esquire en Facebook
Esquire en Instagram
Esquire en Google Plus
Esquire en LinkedIn
Newsletter
20 Minutos

Ironía o sarcasmo, esa es la cuestión

DANIEL AVENIDA | 7/1/2017
Hoy día parece que la crítica no tenga sentido si no hay sangre. Nos referimos, por ejemplo, a los comentarios que encontramos en las redes sociales sobre algunos de nuestros artículos. Allí, en un alarde de originalidad, los nuevos catedráticos, nacidos del anonimato digital, nos destrozan con sus creativos comentarios, demostrando siempre un alto conocimiento sobre cualquier cosa que nosotros hayamos tratado.

No falta el que busca la errata y corre presto a señalarla, o el que te insulta directamente por encontrar el contenido vacío y absurdo. Esos siempre están ahí, preparados para sacarte las tripas en cuanto tropieces -o en cuanto ellos consideren que has tropezado-, sin pararse a pensar en la cantidad de artículos que debes sacar adelante cada mañana, o en cómo nos partimos la espalda para encontrar temas que resulten interesantes para el público. Esto último es muy importante, pues muchos de esos temas nos dan igual -y lo decimos abiertamente-; preferiríamos escribir sobre el principio de incertidumbre, la literatura de vanguardia francesa o los problemas de una sociedad heteropatriarcal. Pero nadie lo leería. Es así. Y las cifras de visitas o compartidos lo han demostrado. Al que piense que escribimos basura, sólo podemos responderle que "los medios ofrecen lo que el público consume". Y ojalá no fuese así.

Dicho esto, no queremos alejarnos del tema -pero era necesario aclarar este punto para continuar-. Os hablábamos de esos comentarios que algunas personas dejan en las redes, donde ponen a parir a cualquiera con total impunidad, demostrando un alto conocimiento sobre cualquier materia. Es una suerte que tengamos tantos genios anónimos, aunque su valentía se demuestre únicamente en el espacio virtual; otra cosa es encontrarlos en la calle, algo que nos ha pasado en más de una ocasión y con un resultado de lo más pobre: titubeos, silencios y justificaciones, todo para explicarnos que "bueno, no, me refería a, en realidad, pero yo entiendo que…". Una lástima, pues esperábamos la misma originalidad en el mundo real que en el mundo digital -si es que podemos diferenciarlos, aunque es un tema un tanto complejo y, como señalábamos antes, es probable que nadie lo leyese, porque todos sabemos que es más interesante saber cuáles son "los beneficios del pimiento que seguramente no conocías" o "las diez cosas que no debes decir en una primera cita"-.

Y aquí, en el punto de la original crítica -a la par que insólita y audaz-, es donde nos detenemos para hablar de algo importante: la diferencia entre ironía y sarcasmo. Porque creemos que muchos no saben la diferencia y, visto lo visto, les vendrá bien para el próximo comentario.

Nos vamos a la RAE, para que sean los académicos de la lengua quienes le expliquen a los académicos virtuales cuál es la diferencia.
-Ironía: Expresión que da a entender algo contrario o diferente de lo que se dice, generalmente como burla disimulada.

-Sarcasmo: Burla sangrienta, ironía mordaz y cruel con que se ofende o maltrata a alguien o algo.

Es evidente que se parecen, pero no son lo mismo. Y es que la segunda, lejos de la burla fina y disimulada, pretende herir. Así de claro. Y no lo decimos nosotros, que no sabemos de nada y sólo escribimos sobre "tonterías, estudios pseudocientíficos y pimientos" (¿verdad?).

Todo esto os lo contamos porque nos parecía necesario señalar la diferencia, para que nadie piense que esos comentarios son irónicos cuando en realidad son sarcásticos, y quizá también para reconocer vuestra originalidad a la hora de insultar a la gente "en la distancia" y pediros disculpas por no estar a la altura.

A pesar de todo, seguiremos escribiendo, aunque lo hagamos tan mal que los académicos acaben por no leernos.

Ironías de la vida.
Las fobias más curiosas que (seguramente) no sabías que existían
'Big Little Lies', tres mujeres a las que engancharse
Madrid se viste de Nueva York y jazz con Seagram's New York Hotel at Only You
Los 10 mejores instrumentos para iniciarte en la música