Esquire en Facebook
Esquire en Instagram
Esquire en Google Plus
Esquire en LinkedIn
Newsletter
20 Minutos

2016 o por qué no está todo perdido para la música

JAIME DE LAS HERAS | 1/1/2017
No ha habido un mes de 2016 que hayamos tenido que escribir obituarios ni sacar el luto a pasear. En cuanto a nombres llorados y leyendas perdidas tenemos que reconocer que 2016 se ha cebado bastante con esto de la música.

Si Don McLean cantó hace años aquello de ‘The day that music died’, podríamos haber dicho que 2016 fue el año en que la música murió. Pero no queremos teñirnos de dramatismo ni empezar 2017 en un modo vetusto de andar pesando en permanentes Ubi Sunt.

Sí, es cierto que empezamos el año diciendo adiós a David Bowie y que lo cerramos con lágrimas sobre George Michael. Y sí, entre medias Prince decidió elevarse al cielo al que correspondía, cantamos una última vez por Juan Gabriel o tuvimos que bajar el telón de Leonard Cohen para saber que nunca más nos acariciaría su voz en directo.

Pero nos queda su legado y nos quedan algunos discos casi póstumos que son el testamento musical y vívido de muchos de ellos. Y también nos quedan buenas noticias de grandes artistas que en 2016 volvieron a publicar y que hicieron retumbar cualquier lista de éxitos.

En 2016 hemos tenido grandes discos y grandes novedades musicales que no hacen olvidar pero ayudan a llevar el mal trago. Hemos vuelto a oír a Frank Ocean, ha llegado el esperadísimo disco de Kanye West, la conversión amarga de Beyoncé, Radiohead y su experimentalidad e ¡incluso ha llegado el último disco de los Stones!

Por eso queremos recordaros que la música no muere mientras alguien las escuche. Mientras alguien siga saltando al ritmo de Rebel, Rebel, se deje calar por Purple Rain o acabe entonando el Hallelujah en cualquier Last Christmas.

Brindemos por la música, por la pasada y por la que vendrá y brindemos por haberles podido escuchar.

2016 o por qué no está todo perdido para la música
Los últimos alientos musicales de David Bowie están en Blackstar, un disco de despedida que alumbramos pocos días antes de que Bowie muriera. Oscuridad, magia y recuerdos del Bowie astronauta se funden en un álbum más que necesario.
1 de 9
Siguiente foto


La bebida que te asegura buenas jornadas de sexo
Samsung Galaxy S8 y Silbon: hablemos de crear sin límites
Los beneficios de descubrir la versión original y el subtitulado
El método que educó a los rusos y a El Joker