Esquire en Facebook
Esquire en Instagram
Esquire en Google Plus
Esquire en LinkedIn
Newsletter
20 Minutos

George Michael en 10 canciones

JAIME DE LAS HERAS | 26/12/2016
Puede que 2016 se esté empeñando en pasar a la historia como el año contra la música. No salimos de llorar una pérdida y se empeña en que tengamos que volver a sacar los pañuelos para lamentar otra desaparición. Nos opacó el comienzo del año con la muerte de David Bowie, nos la siguió enturbiando con la de Prince, Leonard Cohen o Juan Gabriel y ayer, en las postrimerías de la Navidad y de los buenos presagios decidió acabar también con George Michael a los 53 años.

El exWham, mito del pop británico durante décadas y uno de esos hombres que trascendió del escenario para ser una auténtica celebridad nos dejó un numeroso puñado de temas, propios y con Wham, para ser recordado.

Excéntrico y genial, Michael nunca renunció a la vitola de estrella que acuñó en Wham pero no dejó de sorprender con un talento que trascendía a sus ritmos más pegadizos. Compositor y barítono encerrado en la garganta de un cantante pop, Michael merece un hueco en la historia de la música más allá del Last Christmas o de Wake Me Up.

Por eso le brindamos en estos 10 fundamentales (donde incluimos también joyas externas) para que no caiga en el olvido.

1. ‘Praying for Time’

Dos declaraciones de intenciones en una. El título es definitorio y el álbum en el que se encontraba (Listen Without Prejudice) también da pistas de lo que Michael escondía y perseguía musicalmente más allá de sus contoneos.



2. Don't Let The Sun Go Down On Me

A pocos artistas británicos ha sido difícil encontrar tantos amigos dispuestos a compartir escenario con él. Este tema que Michael grabó en 1992 es originalmente una composición setentera de Elton John que un día como hoy gana más relevancia que nunca.



3. Faith

Aunque si tenemos una imagen de Michael en mente es con la gramola de fondo, las gafas de aviador, el cuero y los vaqueros apretados. Estética postglam teñida de pop en un estilo propio que Michael cultivó como nadie.



4. Careless Whisper

Cuando aún los instrumentos de viento aún tenían importancia en las intros de las canciones surgió este Careless Whisper para que la voz de Michael se extendiese como una caricia. La realidad es que este susurro musical persiguió y encandiló a varias generaciones ochenteras.



5. One More Try

Volvemos al Michael lento, al que tiñe las baladas de encanto pop entre gritos desesperados. El Michael que más nos gustaba y que sabía que detrás de su imagen de rebelde del pop escondía una de las mejores voces masculinas de Inglaterra. No hacen falta más alegatos, señoría.



6. Father Figure


Liberado del histrionismo de Wham pero creando su propia imagen, Michael se encumbró también como un compositor de primer nivel que a veces quedaba eclipsada por su presencia física. Father Figure es un ejemplo de ambos Michaels.



7. Freedom

Irónico e ilógico que Michael tuviera que pedir ‘libertad’ en el Reino Unido. Todas sus letras, cargadas de simbolismo, iban mucho más allá de los contoneos y los ritmos bailables. Este tema de 1990 reivindica la libertad musical y sexual de una forma que muchos no habrían conseguido encontrar.



8. Jesus To A Child

Sustos y una madurez acelerada acabaron con el omnipresente e intocable destronaron al Michael de los 80. Cuando el poso de la edad empezó a dejar huella sobre el londinense en los noventa encontramos joyas pausadas y menos movidas que en sus primeros trabajos. Pero el resultado es inmejorable.



9. Too Funky

No vamos a ser ciegos ni más papistas que el Papa a la hora de reconocer a Michael sus méritos sobre las pistas de bailes. No había local de los noventa en que un par de temas de George Michael no se pincharan y que no estuvieran pidiendo caderazos a diestro y siniestro es un estilo de música que ahora seguimos viendo en las nuevas hornadas del pop.



10. Fast Love

Adiós a la purpurina, al cuero y a las permanentes. Los ochenta quedaron enterrados y la madurez se abría a paso entre sobriedad y coros con aromas de soul y regusto de buena música. Este Fast Love editado en 1996 nos revela por fin toda la pureza de la voz de Michael sin renunciar a toques de R&B que por derecho le pertenecía. Que lo disfruten.

La bebida que te asegura buenas jornadas de sexo
Samsung Galaxy S8 y Silbon: hablemos de crear sin límites
Los beneficios de descubrir la versión original y el subtitulado
El método que educó a los rusos y a El Joker