Esquire en Facebook
Esquire en Instagram
Esquire en Google Plus
Esquire en LinkedIn
Newsletter
20 Minutos

Hacerse rico con noticias falsas: una historia real

DANIEL AVENIDA | 10/12/2016
Nos dijeron, durante casi dos legislaturas, que no había crisis; recesión temporal lo llamaron. Y también, una vez acabó el ciclo socialista, los siguientes prometieron acabar con los altos índices de paro, y aseguraron que las nuevas medidas no destruirían puestos de trabajo (ni facilitarían el despido, que viene a ser lo mismo), y que no subirían los impuestos ni se acabaría el dinero de las pensiones. Pero así estamos.

Todo el mundo miente. Y el mentiroso, lo hace por interés siempre. Lo contrario sería enfermedad.
Los intereses son de todo tipo, pero el poder y el dinero, que terminaron por ser la misma cosa, suelen estar en el centro de toda mentira. Y las noticias falsas, como bien decía el título, no son la excepción.

Para hablar del tema, tenemos que situarnos en Titov Veles, una ciudad macedonia que descansa a orillas del río Vadar. Allí, decenas de adolescentes se han hecho "ricos" gracias a las mentiras vertidas en la red durante las elecciones americanas.

El dinero procede de la publicidad. Pero antes, tuvieron que fijarse en los miles de noticias que circulaban por la red y el exacerbado interés que el mundo mostraba por todo lo relacionado con Donald Trump. Así surgió la idea de darle al público lo que quería: noticias truculentas sobre el candidato republicano.

Revisar algunas páginas, copiar y pegar información en su portal, pagar una campaña en Facebook y esperar a que subiesen las visitas. Y de esta forma tan sencilla, sin esfuerzo alguno, llegaron a ingresar miles de euros al día.

Cómo pudieron influir esta clase de noticias en las votaciones es algo que no le importa a ninguno de ellos, cuyo único interés fue "sacar tajada" de la inestabilidad y el morbo. Por eso, ahora pasean con sus coches de lujo, su ropa de firma y una sonrisa, porque no importa que Trump llegase al poder ayudado por sus mentiras. Aquí lo importante es ganar dinero; el cómo es lo de menos.

El salario mínimo en Veles es de trescientos cincuenta euros, una cifra tan baja que fomenta la "creatividad ciudadana" para llegar a fin de mes con algo de comida en la nevera. Y no es una justificación, sino una explicación de por qué las cosas funcionan de esta manera, para que, cuando busquemos culpables, sepamos los distintos puntos a los que debemos señalar, dirigiendo el dedo hacia la parte más alta de la pirámide para descubrir que, una vez más, allí arriba se encuentra la respuesta a casi todos los problemas que tenemos aquí abajo.

Es posible que algún día cambie la historia. O puede que no. Quizá todo sea una gran mentira. Qué importa.
10 ciudades europeas para escaparte con tu pareja
WWL en Instagram esta semana (28 de abril – 5 de mayo)
Por qué no puedes ser (científicamente) amigo de tu ex
Cómo aprovechar al máximo el ejercicio primaveral