Esquire en Facebook
Esquire en Instagram
Esquire en Google Plus
Esquire en LinkedIn
Newsletter
20 Minutos

Donald Trump y la deserción twittera de Stephen King

DANIEL AVENIDA | 14/11/2016
Habíamos pensado que un artículo sobre Stephen King debía comenzar con un párrafo "homenaje" al género de terror. Y lo teníamos listo. Era algo así como "primero se escuchó un grito. Las luces brillaban en las casas. Ni un alma en las calles. El terror había tomado forma. Y ahora, apoyado en la ignorancia y el desprecio, gobernaba el mundo bajo el nombre de Trump". Entonces nos dimos cuenta de que cualquier cosa que incluyera la palabra "Trump" ya daba bastante miedo -sin necesidad de "pésimas imitaciones estilísticas"-. Y cambiamos de idea.

La noticia, ahora sí, es el portazo en Twitter de Stephen King, quien abandonó la red social, "quizá para no volver", tras la victoria del candidato republicano.

"No más recomendaciones de libros, política o fotos graciosas de perros en el futuro inmediato. Me estoy desconectado", fueron las palabras de King antes de salir. Nos duele, y teníamos que decirlo, eso de quedarnos sin las "fotos graciosas de perros".

Al hombre se le veía venir, con tanto "tuit" en contra de Trump ("las elecciones más feas que puedo recordar", declaraba unos días antes) y tanto pedir el voto "demócrata".

Ya sabéis que no es el único famoso que ha intentado parar al "señor del pelo raro". Pero no ha sido suficiente con ver a DeNiro diciendo que "le daría un puñetazo en la cara", ni a R.E.M "mandándole a la mierda" (palabras del grupo, no nuestras) por usar sus canciones en los conciertos. Tampoco han servido de nada las críticas de los Rolling Stones, o las de Neil Young. Porque han sido muchos, muchísimos, los que han intentado frenar al "hombre del flequillo", pero ha sido imposible.
El mundo va mal, Stephen. Lo sabemos. Pero no nos quites las fotos de perros. Por favor.
Series para descubrir y disfrutar con tu pareja
8 personas con las que nunca debes ligar
This Is It #Esquire103
Trainspotting 3 no es una utopía