Esquire en Facebook
Esquire en Instagram
Esquire en Google Plus
Esquire en LinkedIn
Newsletter
20 Minutos

La curiosa relación entre los romanos y la nanotecnología

DANIEL AVENIDA | 28/1/2017
Una copa del siglo IV es la culpable de que hablemos de "romanos y nanotecnología", algo que puede resultar extraño de primeras pero que pronto entenderéis.

Nos referimos a la "copa de Licurgo", una pieza de vidrio tallado, con escenas mitológicas que narran la muerte del rey de Tracia, y cuyo análisis ha dejado a los científicos "sin palabras". Los inicios de la nanotecnología encerrados en una copa romana. Os contamos cómo.

Hojas de plata coronan los bordes, hasta alcanzar el pie, encerrando varias escenas en las que se entrelazan las figuras para formar una suerte de "jaula" (lo que da a estos objetos su nombre: diatretum o "copas en jaula"). En ella, vemos morir a Licurgo tras prohibir el culto a Dionisio, quien castigó a la ciudad con una sequía que terminó por levantar al pueblo en contra del Rey hasta darle muerte.

El diatretum, encerrado en el Museo Británico desde 1958, siempre tuvo fascinados a los investigadores: el color del vidrio cambiaba, pasando de verde a rojo, en función de la luz que recibiese. ¿Cómo era posible?

En 1990, varios científicos ingleses consiguieron examinar la copa bajo un microscopio, resolviendo que el vidrio contenía pequeñas partículas de oro y plata, inferiores a 50 nanómetros de diámetro, lo que provocaba ese "efecto de luces" en el material.

La técnica necesaria para obtener partículas tan pequeñas requería de una destreza tal que los investigadores determinaron la imposibilidad de lograr este resultado de forma fortuita. Esto les llevó a pensar que "los romanos comprendieron el comportamiento de las nanopartículas, llegando a mezclar el vidrio fundido con metales preciosos para producir extraños cambios de color".

El interés que despierta esta copa no termina aquí, pues, años más tarde, la nanomedicina se fijó en ella para desarrollar diferentes técnicas en las que las nanopartículas metálicas juegan un papel fundamental. Se trata de los nanoplasmones, uno de los grandes avances de la ciencia moderna en materia sanitaria.

Y todo esto gracias a una copa de vino.

La vida es sorprendente.
Sí, nos encanta Monica Bellucci (y a Cannes también)
Sexo en televisión: las 10 series más calientes
Deporte y estilo, un matrimonio ‘de moda’
Las claves para ser el país más feliz del mundo