Esquire en Facebook
Esquire en Instagram
Esquire en Google Plus
Esquire en LinkedIn
Newsletter
20 Minutos

Moda y deporte, la emoción compartida de Giorgio Armani

REDACCIÓN | 30/9/2016
Pocas barreras son más fácilmente atravesables que aquellas que pretenden separar las artes. Puede incluso que para los más clásicos ni la moda ni el deporte sean una bella arte tradicional. Sin embargo, la trascendencia de ambas durante el último siglo han hecho de ellos auténticas creaciones que rodean lo artístico e incluso llegan a fusionarse en una sola.

Dos esencias que en su entraña reúnen valores compartidos. El gusto por la belleza, la plasticidad, la sincronización y la perfecta combinación de movimientos son una constante en ambas. Puede que quizá por eso Giorgio Armani sea un enamorado del deporte y por eso a través de la exposición Emociones del Cuerpo Atlético trasciende los límites de la moda para descubrirnos un Armani amante del deporte. Una pasión que comparte con el resto de los creyentes en el museo ARMANI /SILOS de Milán.


Fotografía de Alberto Zanetti

En esta exposición, recopilada a lo largo de los años, el diseñador milanés ofrece su particular visión del mundo del deporte como combinación estética y en sintonía con su estilo de vida. La transmutación de un fenómeno como el deporte trasladando su carácter competitivo al mundo de la moda hace de Armani un referente para ambos hemisferios.



Fotografía de Kurt Marcus

Ahora, en Emociones del Cuerpo Atlético, la pasión por la fotografía del diseñador ejerce de ecuador en el cuál se engarzan ambas aficiones. El resultado, una exposición brillante que reúne bajo el objetivo fotográfico la plasticidad del deporte en su apogeo físico para demostrar lo que hay más allá de saltos, carreras o rivalidades. Un arte para unos mundano pero para otros la perfecta expresión de los tiempos. La constatación de que lo efímero puede ser retratado para convertirse en eterno.
Por qué no puedes ser (científicamente) amigo de tu ex
Cómo aprovechar al máximo el ejercicio primaveral
Cómo mejorar tu carrera profesional a partir de los 30
Ramón Bilbao: un vino ‘a la altura’