Esquire en Facebook
Esquire en Instagram
Esquire en Google Plus
Esquire en LinkedIn
Newsletter
20 Minutos

Es posible armarse de paciencia en Navidad

Quien dijo que en Navidad todo es paz y amor no ha sido el anfitrión nunca.

CRISTINA ROMERO | 22/12/2014
Disfrutar, pasarlo bien, estar con familia y amigos y descansar. Hasta aquí todo muy bien, pero el problema llega cuando te enteras de que tu casa va a ser el lugar de reunión de toda tu prole y, como mínimo, exigen perfección.

Para leer este artículo:



Y estás tan estresado haciendo tetris con los muebles para que quepa la mesa del trastero apta para ocasiones especiales , preparando el cordero, sirviendo el vino, eligiendo la música, comprando los regalos para tus hijos y ensayando caras para recibir a tus invitados, que la paciencia no juega a favor nunca.

Hoy sí. Con estos consejos podrás armarte de paciencia para no salir de la Navidad como de una pelea callejera. Será la guerra, sí, pero iremos en taxi.

1. Planificación. Si hace falta ir por toda la casa y por la calle con libreta en mano, se va. Pero esta idea puede terminar ayudando mucho a las tareas. La planificación exige tiempo, y qué mínimo que empezar a organizarse la Navidad un par de semanas antes para no sucumbir a las preocupaciones de última hora.

2. Disposición. Contar con una mano salvadora está genial, pero debemos hacernos a la idea de que estamos solos ante el peligro, que luego delegamos responsabilidades y algo termina saliendo mal. Por muy cansado que suene, tenemos que coger la sartén por el mango y hacer las cosas nosotros mismos para tener esa libreta controlada en todo momento e ir tachando objetivos.

3. Regalos. Una buena forma de seguir siendo responsable, manejando la situación, pero huir de una tarde compras para 20 de familia es apostar por los regalos en grupo. Dinero encima de la mesa, persona encargada de ir a la tienda y listo. Una tarea menos.

4. Seguridad. No hay nada que genere más paciencia en uno mismo que yendo a lo seguro. Tanto en comida como en regalos. La duda es una experta enemiga de la paciencia, desesperarse por ver que pasa el tiempo y no sabes ni que entrante poner es agotador, así que vayamos a lo que sabemos que va a gustar a nuestra familia.

5. Desconectar. Bien es cierto que entre el trabajo , los niños y la planificación de las Navidades no queda mucho tiempo para uno mismo, pero huir del exterior durante un par de horas es aconsejable para retomar las tareas con más calma. ¿Hace unas cañas?

6. Escuchar música. Amansa a las fieras y mientras estás en pleno combate de organización, puede estar bien escuchar esa canción que tan de buen ánimo te pone.

FOTO: Los padres de ella, 2000

Las malas más malas del séptimo arte
Una maratón de series, ¿bueno o malo?
Los 6 errores más importantes que cometes en el gimnasio
¿Por qué tenemos sueño a todas horas?