Esquire en Facebook
Esquire en Instagram
Esquire en Google Plus
Esquire en LinkedIn
Newsletter
20 Minutos

Los humanos tenemos un sentido del olfato tan bueno como el de los perros

ALFONSO MARESCHAL | 15/5/2017
Siempre hemos creído que los perros tenían un sentido del olfato prodigioso. Que nadie era mejor que ellos para rastrear un perfume, detectar un olor o advertir una comida. Los perros policía existen precisamente por esto, para interceptar drogas o explosivos, ya que nosotros no somos capaces -muchas veces- de encontrar lo que se ha escondido con esfuerzo. Nunca nos veremos persiguiendo un olor con tanta destreza como la de los animales y muchos creerán que, directamente, no somos capaces, pero, según cuenta la revista Science, un nuevo estudio sugiere que el ser humano está igual de capacitado para seguir un aroma a través de un campo de hierba que los perros. Siempre y cuando estén dispuestos a ponerse a cuatro patas y pegar su nariz al suelo.

Esta conclusión, realizada por el neurocientífico John McGann, de la Universidad de Rutgers, se basó en cientos de datos obtenidos tras años de investigación experimental, en la que se descubrió que los seres humanos pueden olfatear más de un billón de olores diferentes, muchos más que los 10.000 que se creían en el pasado. La diferencia se debe a que los investigadores encontraron nuestro sistema olfativo mucho más grande de lo que se pensaba, y que contenía un número de neuronas similar al de los perros y otros mamíferos, como los roedores.

Nuestras aptitudes, no obstante, son ligeramente diferentes: mientras los perros son capaces de discriminar entre los diferentes tipos de orina en una boca de incendios, nosotros tenemos la habilidad de distinguir las clases de uva y su procedencia geográfica a partir de los aromas de un buen vino. La capacidad de concentración animal es mayor, pero en nosotros, los olores despiertan ciertas sensaciones que no aparecen en su mundo. En la investigación publicada por Science se dice que "los olores ambientales pueden traer a tu mente recuerdos y emociones específicas, influir en la activación del sistema nervioso autónomo, influir en las reacciones ante el estrés y el afecto, y promover reacciones de acercamiento o rechazo."

Esta investigación demuestra que la teoría del siglo XIX, promovida por el neurocirujano Paul Broca, en la que se argumentaba que el sentido del olfato era un rasgo exclusivamente animal, era totalmente errónea. Sabido esto, ahora podremos investigar el olfato como se merece e intentar descifrar todos sus entresijos. Por ejemplo, otras investigaciones relacionan la pérdida o el deterioro de este sentido con algunos problemas de memoria y enfermedades como el Alzheimer o el Parkinson. Solo si partimos de todos los datos a nuestro alcance podremos avanzar en la ciencia. Y estudios como este, que parecen poca cosa, ayudan a mejorar nuestra calidad de vida.
Un plátano y tú compartís el 50% del ADN
Secretos para trabajar esos músculos 'imposibles'
¿Cuánto ruido puede aguantar tu cuerpo?
¿Qué desayuna la gente con éxito?