Esquire en Facebook
Esquire en Instagram
Esquire en Google Plus
Esquire en LinkedIn
Newsletter
20 Minutos

Hail, Hail, Chuck Berry!

CARLOS H. VÁZQUEZ | 19/3/2017
Un colega te pide que recojas a su novia del aeropuerto y, para ello, te deja su coche. Cuando llegas y ves a la chica, te enamoras y os acabáis liando en el asiento de atrás. Después, con las prisas, le das un pequeño golpe al coche. ¿Qué le dirías antes a tu amigo?

Pues Chuck Berry ha muerto. No tiene nada que ver la introducción de este texto (una suerte de obituario) con el nuevo finado del Rock and Roll hall of fame, pero ahí queda. Twitter, para no perder las sanas costumbres, tiene ya el nombre de Chuck Berry en lo alto de sus tendencias. "Fallece el icono de la música", dicen. Y por cada tuiteo en su memoria, un unfollow. No a todo el mundo le importa que otro "carroza" de la música se haya ido a criar malvas. Es lo que tiene la globalización, que tus detractores espontáneos no van a ser siempre tus amigos.

En Madrid, mientras Charlie Musselwhite versionaba a James Cotton (muerto hace un día), Chuck Berry bailaba sobre su propia tumba el Blues de los problemas del primer mundo. Por más que uno quiera, el barrio jamás será una especie de Chicago o de San Luis deprimido. Ni tan siquiera suenan armónicas, sino que campa a sus anchas el reggaetón y la bachata. Eso de las jukebox y los tupés está en extinción (¡aguanta, Loco!), pero lo que viene siendo la música se ha quedado.

Es posible que a tus ex compañeros de clase ("soon as three o’clock rolls around, you finally lay your burden down") no les suene ni Chuck Berry, pero seguro que se acuerdan de él porque es "el que hizo la canción de Pulp fiction (You never can tell)". ¡Y espera que no imiten el paso del pato! En realidad, los que más hablan en "modo Blues" son ellos cuando dicen que su vida se basa en ir de casa al trabajo y del trabajo a casa.

Pero está bien eso de morirse cuando nadie te aguanta pero tus compañeros de oficio te admiran. Te dejan más tiempo en paz y vienen a dorarte la píldora porque, claro, te lo has ganado a pulso.

Hay una foto de Chuck Berry con Keith Richards (la relación entre los dos da para libro), Leonard Cohen y Paul Simon (se está dando la mano con Berry) bastante actual, realizada por Rick Friedman en febrero de 2012, En los PEN Awards (¡y ya se habían cumplido 60 años de la publicación del tema Maybellene!). En la ceremonia, el jurado le otorgó el reconocimiento a Cohen y a Chuck Berry (le entregó el premio Paul Simon). El PEN a la excelencia en la composición, lo daba el PEN Club, la asociación internacional de escritores (fundada en Londres en 1921). Bob Dylan, por correo, declaró que Chuck Berry había escrito con mayúscula. No estaba nada mal para alguien que había ganado el título de Rey del Rock and Roll antes que Elvis Presley. Pero Chuck Berry era negro, había acelerado el Blues y había dejado en fuera de juego a los "bienpensantes". Qué pena. Pero bueno, ahora es trending topic.

Por cierto. Un día te dicen que puedes cargarte a tu peor enemigo o a tu ídolo. Para ello, te dan un arma cargada con una sola bala. Cuando te la dan, te pones nervioso y acabas disparándote en el pie. ¿Cuál de los dos has sacrificado: el izquierdo o el derecho?

La vida es un crimen de tres acordes y cuatro versos octosílabos.
Por qué no puedes ser (científicamente) amigo de tu ex
Cómo aprovechar al máximo el ejercicio primaveral
Cómo mejorar tu carrera profesional a partir de los 30
Ramón Bilbao: un vino ‘a la altura’