Esquire en Facebook
Esquire en Instagram
Esquire en Google Plus
Esquire en LinkedIn
Newsletter
20 Minutos

Por favor, Hollywood, deje tranquilo a King Kong

DANIEL AVENIDA | 11/3/2017
Vuelve King Kong a los cines de todo el mundo en una cinta titulada Kong: La Isla Calavera. El título ya lo explica todo (¿no?), y más si uno se pone el tráiler, pues después de terminarlo se queda en el cuerpo esa extraña sensación de "bueno, ya he visto toda la película". Pero la gran pregunta es: querido Hollywood, ¿era necesario traer a Kong de nuevo?

Comencemos por ver quiénes acompañarán al mono digital: Tom Hiddleston, Brie Larson, John Goodman, Samuel L. Jackson y John C. Reilly. El primero está que se sale en estos últimos años, e incluso hay quien le señala como el próximo James Bond. La señorita Larson -que sí la conocéis, aunque el nombre no os suene mucho- se ha convertido en una de las actrices favoritas de Hollywood después de llevarse el Oscar por su interpretación en La habitación. John Goodman es John Goodman. Y lo mismo podríamos decir de Samuel L. Jackson, quien nos despierta la teoría de que jamás rechaza un papel por algún tipo de miedo al hambre, y por eso es capaz de regalarnos un Pulp Fiction y combinarlo con un Serpientes en el avión sin que el concepto que se tiene de él varíe en lo más mínimo. Bueno, pues este es el pedazo de elenco que trae la película -y luego está C. Reilly, claro-.

Y después de contar esto, ¿qué más se puede añadir? Porque no somos partidarios de los reinicios ni de otras historias que la industria del cine parece sacarse de la manga con la intención de disimular su falta de ideas o de compromiso creativo.

A King Kong lo mataron en lo alto de un rascacielos. Así es. Nosotros vimos cómo caía desde lo alto después de derribar varios aviones. Nos lo contaron en 1933, en 1962, en 1967, en 1976, en 1986 y en 2005. No necesitamos otra más. No. Ya no.
Atrapan un unicornio en California
No te pierdas ni un segundo de trap
Así es como cambia tu cuerpo si dejas de comer carbohidratos
Lo que no debes comer antes de beber (mucho)