Esquire en Facebook
Esquire en Instagram
Esquire en Google Plus
Esquire en LinkedIn
Newsletter
20 Minutos

El legado de Thomas Mann, una lección de historia europea

JAIME DE LAS HERAS | 9/3/2017
Si Ortega decía que era él y sus circunstancias, de Thomas Mann podríamos decir exactamente lo mismo. El escritor alemán se convirtió en la convulsa primera mitad del siglo XX en testigo literario del auge del nazismo, de la debilidad democrática y de la injusticia social que campó a sus anchas por todo el Viejo Continente.

Un escritor cuya literatura comprometida con la causa de la libertad y de la democracia no necesitó en convertir nunca en panfletaria. Los personajes de Thomas Mann, algunos de ellos cúspide de las letras alemanas, sirvieron como ejemplo dentro de sus libros para hacer comprender la historia tal y cómo se desarrollaba sin negar nunca su componente social y de lucha.

Podemos hablar del Hans Castorp de La montaña mágica, un claro ejemplo de muchacho de su tiempo. Podemos hablar de la casi autobiográfica Los Buddenbrook y que retrata con fidelidad el Lubeck decimonónico y la decadencia de una rica familia de comerciantes. Pero no es necesario quedarnos sólo con las grandes obras de Mann. También lo hacemos a través de sus cuentos como Mario y el mago, esa sutil sátira de cómo el fascismo acaba arraigando dentro del ser humano hasta que se da cuenta (tarde) del truco en el que ha caído. Incluso su Muerte en Venecia, con el encomiable Gustav Von Aschenbach nos retrata en clave artística las postrimerías de un mundo que agoniza sin que crea saber qué pasa.

Ahora todo Thomas Mann, ese hombre del que es imposible separar su vertiente social de su vertiente literaria se encuentra desentrañado por Eugenio Trías en Thomas Mann, editada por Acantilado, un ensayo donde uno de los filósofos más brillantes del siglo XX español despunta la humanidad de Mann a través de sus escritos, sus correspondencias y su representatividad colectiva dentro de la colección Cuadernos del Acantilado.

Una forma de entender la historia y de intentar ser conscientes de lo que será el futuro. Sin duda aquel que dijo que ‘el que no conoce su historia está condenado a repetirla’ tenía mucha razón. Por eso ahora tenemos gracias a la obra de Trías, que nos dejó hace cuatro años, el legado más fehaciente en castellano de Thomas Mann a través de un ensayo que reúne vida literaria, vida social y lecciones de democracia a la europea que más nos valdría aprender si no queremos volver a caer.

Thomas Mann así lo habría querido y seguramente, el gran Eugenio Trías, también.
Si te gusta viajar, échale un vistazo a estos trabajos
Así tienes el pelo y así sufre en verano
¿Entrenar mejor a base de café?
Septiembre era una de las pocas cosas que llegaban