Esquire en Facebook
Esquire en Instagram
Esquire en Google Plus
Esquire en LinkedIn
Newsletter
20 Minutos

¿Son compatibles las artes con la política?

DANIEL AVENIDA | 5/3/2017
Vamos a ir directos al asunto, porque corremos el riesgo de convertir un artículo en un ensayo pedante y absurdo sobre la relación entre el arte y la política. De caer en esto, emplearíamos frases largas para decir que el arte es eso y la política es aquello, y que ambos están -o deberían estar- al servicio del fulano, el mengano o el conjunto de zutano. Quedaría entonces un texto polémico, de esos que le hacen a uno levantar el brazo y gritar consignas -que tampoco está mal, oye- hasta que alguien propone irse a tomar unas cañas y tanta queja y descontento se quedan en nada. Por eso, y por la pereza que da hoy día pensar demasiado, vamos a ir, como decíamos al principio, directos al asunto.

Gana Trump, el MoMa le planta cara y expone las obras de varios artistas procedentes de los países vetados. El Metropolitan Museum of Art, el Getty Museum y otros tantos centros de arte -a nivel internacional- le siguen en su batalla contra el Presidente, y cuando nos queremos dar cuenta, se ha formado una alianza artística que se opone a la gestión política de este señor. ¿A qué se debe?, ¿Responde esto a algún tipo de necesidad artística?, ¿Debe el arte convertirse en una forma de queja?

Los ejemplos aparecen de forma constante en los libros de historia, y pensadores como Barthes, Marcuse y Adorno ya trataron la cuestión en numerosos ensayos. Pero, como dijimos al principio, no queremos convertir esto en una divagación teórica y aburrida sobre si unos dijeron tal y otros dijeron cual. No, no. Queremos orientar el tema y que sea el lector quien se haga preguntas, porque eso de dar respuesta a cuestiones como ésta le da a uno un aire de intelectual que resulta insoportable -y más en estos tiempos-, cuando lo único que se quiere es despertar alguna duda, a ver si otro consigue aclarar lo que tú dejaste de tener claro hace tiempo.

Bueno, decíamos algo sobre Trump, y luego sobre Barthes y Adorno, y después vendría algo sobre la bienal de Berlín o sobre las campañas políticas en las que participan los artistas -en nuestro país también, claro; no íbamos a ser menos-. Y todo esto para volver a hacer la misma pregunta: ¿son compatibles el arte y la política? Dice la RAE que compatible es "aquello que puede estar, funcionar o coexistir sin impedimento". Y, si uno le da un par de vueltas, ¿ha podido el arte estar, funcionar o coexistir siempre y sin impedimento?
10 hábitos que te envejecen prematuramente
‘Breadcrumbing’, otro extraño término para romper con tu pareja
¿Qué es la meditación orgásmica?
¿Te gusta Breaking Bad? Pues prepárate: los zapatos de Walter White pueden ser tuyos