Esquire en Facebook
Esquire en Instagram
Esquire en Google Plus
Esquire en LinkedIn
Newsletter
20 Minutos

Star Wars, 33 años de ninguneo en los Oscars

DANIEL AVENIDA | 1/3/2017
11 Oscars en 39 años. Ni uno más, ni uno menos. Y todos, cómo no, para el apartado técnico. Si a esto le sumamos que sólo las primeras películas fueron premiadas, la pregunta se plantea sola: ¿qué le ocurre a la Academia con la saga de ciencia-ficción más famosa de la historia?

Cualquiera podrá agarrarse a la poca importancia que tiene el recibir o no un premio -porque, en definitiva, sólo es eso: un premio-, aunque es innegable que resulta algo molesto el hecho de no ver reconocido nunca tu trabajo. Vale, está el dinero acumulado en taquilla- que al final es de lo que se trata-, la opinión del público, las ventas de merchandising y un sinfín de cosas para sacarle la rentabilidad al asunto. Pero que la Academia te tenga olvidado siempre, y que cuando se acordó de ti, hace décadas ya, fuese sólo para el equipo técnico, termina por escocer un poco.

El pasado domingo, la mencionada -demasiadas veces- Academia le reconoció algún mérito a Suicide Squad, una película que no ha recibido más que palos por todas partes. Sin embargo, Rogue One no recibió ni un premio. Esto hace que cualquiera se pregunte qué ha hecho mal Lucas, Disney o quien sea para caer mal al señor/es que reparten los premios, pues resulta complicado imaginar una película peor que Suicide Squad y aun así obtiene su Osar. ¿No merecía Star Wars algún reconocimiento? Y más viendo que se le aplauden los méritos a desastres como el que acabamos de mencionar, mientras Rogue One se pudre en su butaca y se conforma con las palomitas que tantos derramaron por el suelo.

Su gran año fue 1978, cuando la Academia no pudo negarle algunos premios después del éxito alcanzado -sin olvidarnos de la revolución que supuso para el cine de ficción y los avances técnicos-, pero la cinta tuvo la mala suerte de coincidir con la impresionante, apabullante y deslumbrante Annie Hall, lo que terminó con todas las posibilidades que tenía de ganar en categorías como Mejor director, Mejor guión original y Mejor película. Hay que tener mala suerte, si uno lo piensa bien, para coincidir con una de las mejores películas de la historia.

El Imperio Contraataca volvió a cruzar la alfombra roja, y aunque muchos hablan de ella como la mejor de las cintas, sólo se llevó el Oscar al Mejor sonido y a los Mejores efectos visuales. Es más, y por si alguno todavía no se ha llevado las manos a la cabeza: la película Fama le quitó a John Williams y a su Marcha Imperial el Oscar a la Mejor Banda Sonora. Increíble.

El retorno del Jedi se llevó otro por los efectos visuales, y uno piensa que debieron venderlo en algún Cash Converter de tantos como se les acumularon en los cajones. Pero así es la vida, dura e injusta, sobre todo cuando uno se fija en El Señor de los Anillos y ve que llegó a los 17 Oscars, mientras Vader y Solo se marchaban a casa con las manos vacías -o casi-.

Ojalá tuviéramos la respuesta para aquella pregunta que lanzamos al principio - ¿qué le ocurre a la Academia con la saga de ciencia-ficción más famosa de la historia? -, pero no es así. Aunque viendo en lo que se ha convertido, ¿a quién le importan los premios? A Lucas seguro que no.
¿Sabes cuál fue el primer cómic de la historia?
10 signos para identificar a una persona narcisista
5 razones por las que beber agua te ayudará a perder peso
7 cosas productivas que hacer mientras miras la TV